La línea del “Tren de las maravillas” ya tiene fecha de reapertura completa y financiamiento

Un acuerdo de operación de la línea Cuneo-Ventimiglia/Niza entre Francia e Italia, que había sido dañada por la tormenta del 2 de octubre pasado, fue firmado el 30 de noviembre pasado.  Este acuerdo reemplaza al de 1970 y nuevas inversiones, además de los trabajos de urgencia para rehabilitar la línea, han sido previstos para garantizar el futuro de la línea.

La convención del 24 de junio de 1970 imponía a Italia mantener por su cuenta el tramo Ventimiglia-Breil-Tende-Limone de la línea internacional, aunque su mayor parte está situada en territorio francés.  Esto era una herencia de las reparaciones de la segunda guerra mundial y va a ser reemplazada por un nuevo acuerdo de operación.  Dicho texto deberá ser ratificado por los parlamentos francés e italiano durante 2021 para su entrada en vigencia en 2022.

A partir de ese momento serán las regiones de Liguria, Piamonte y Provence-Alpes Cote d´Azur (PACA) que financiarán el mantenimiento de la línea férrea en función del número de trenes en circulación.

Luego de la reunión intergubernamental del 30 de noviembre, más de 220 millones de Euros de inversiones a corto plazo fueron decididos para revitalizar la línea internacional en forma de Y invertida.

En el tramo Niza-Breil, la región PACA “tomará a su cargo el 100 % de la inversión, evaluada entre 50 y 60 millones de Euros durante los próximos diez años”, explicó Philippe Tabarot, vice-presidente de la región PACA a cargo de los transportes.  En el tramo Breil-Tende, la inversión de 160 millones de EUR será repartida en partes iguales para los dos países.

Después de la tormenta del 2 de octubre (ver nota) la línea se utilizó para transportar víveres, materiales, habitantes y voluntarios desde la costa hasta Fontan, y después hasta Saint Dalmas de Tende mediante un andén provisorio 250 metros antes de la estación.

“Todo el mundo entendió la gravedad de la situación», declaró Philippe Tabarot.  Para el valle del Roya, la línea no tiene solo un rol turístico, si no también económico.

Patricia Alunno, presidenta del Comité franco-Italiano para la salvaguarda de la línea, comentó que “Cuando acepté venir a trabajar a Tende hace 27 años, es porque la línea funcionaba y los trenes iban llenos hasta los topes”.   Como Patricia Alunno, familias y empresas se instalaron a lo largo de esta línea.  Pero estos últimos años, esta “línea de vida”, como la llaman los habitantes, ha sufrido de falta de inversiones, debido en gran parte a la convención de 1970.  “Nuestro objetivo es de tener de nuevo diez trenes diarios por día de 6 a 20, para luchar contra el despoblamiento del valle”, afirma.

Los presidentes de las regiones PACA, Liguria y Piamonte han pedido la inscripción de la línea en la red trans europea para integrar el corredor hasta Turín.  “Europa es el segundo escalón para pedir fondos y permitir realmente hacer transitar un número suficiente de pasajeros y mercancías entre Niza y Turín”, explica Laurence Sarfati, integrante del Comité franco-Italiano para la salvaguarda de la línea.  En Italia, se inscribió la línea en el concurso “Lugares del corazón”, del Fondo Ambiante Italiano (FAI).  Desde 1975, esta organización sin fines de lucro buscar salvaguardar el patrimonio italiano.  El “tren de las maravillas” finalizó en primer lugar al concluir la votación virtual el 15 de diciembre, con más de 56.500 votos.  Ahora faltan los votos presenciales, y en febrero se conocerá el ganador.  Los tres lugares más votados recibirán entre 30 y 50.000 EUR de subvenciones.

Por su parte, continúan las reparaciones de la línea.  El 24 de noviembre se suspendió la circulación de los trenes entre Fontan y Saint-Dalmas-de-Tende por tres semanas, para consolidar un muro de contención con arcos, situado a 1 km de la estación de Fontan-Saorge.  Si bien la obra no ha sufrido daños, el terraplén que la sostiene si y se constató un desplazamiento de la misma.  Para subsanarlo, se están construyendo bases de hormigón para detener el movimiento.  Hasta ahora los esfuerzos continúan.

Por otra parte, continúan las obras de reparación del mayor corte de la línea, entre el andén provisorio y la estación de Saint-Dalmas-de-Tende.  La inundación arrastró la vía de un puente, inundó un túnel y dañó parte del terraplén del otro extremo de la galería.  Los trenes abastecen la obra desde Italia por la noche, para evitar durante el día la interrupción de las tareas.  Se está trabajando en tres turnos las 24 horas.

Estos trabajos de urgencia, valuados en 20 millones de EUR, se financian de la siguiente manera:

-10 millones por el Estado.

-8 millones por la región PACA.

-2 millones por el departamento de los Alpes-Marítimos.

Falta reparar el tramo Breil-Ventimiglia (Italia), cuyas obras se valúan en 2,5 millones de EUR.  A la altura de la villa de Piène Basse, el terraplén está dañado por las intensas lluvias provocadas por la tempestad.  Debido a la falta de material rodante, de taller y personal, los Ferrocarriles Italianos reemplazaron el servicio en ese tramo por autobuses hasta qué la línea se reabra de manera completa.

“La primera cosa que hay que hacer cuando la línea esté nuevamente operativa en su totalidad, debe ser reestablecer el servicio de trenes de mercancías”, comenta Patricia Alunno.  El 19 de diciembre, una locomotora diésel de la sociedad de derecho privado propiedad de la SNCF conocida como CAPTRAIN, recorrió la línea desde Cuneo hasta Saint Dalmas de Tende para reconocer la línea y evaluar la corrida de trenes de carga.

“Más que nunca, el tren va a tener un verdadero objetivo de unir villas y permitir de nuevo una actividad turística y económica”, concluye Philippe Tabarot.  Se estima que los daños de la red de carreteras de la zona llevarán por lo menos tres años en repararse, si no más.

El objetivo fijado es de volver a tener la línea Niza-Tende en servicio para el 18 de enero de 2021.

Entre Vías

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: