Colectivos opuestos al Ferrocarril Central “preocupados” por obras en puente histórico

“Ha sido un robo a mano armada” de parte de UPM, dijo un vecino de Durazno, ya que la empresa quiere remodelar un puente que es patrimonio.

Diversos colectivos se manifestaron en oposición al Ferrocarril Central y las obras adyacentes que esto implica; por ejemplo, las que conciernen al puente ferroviario sobre el río Yí, en Durazno.

“Vemos con profunda preocupación los trascendidos” respecto del tema y “sus implicancias en el costo de este tren para una empresa que tendrá que pagar la ciudadanía”, manifestaron a través de un comunicado.

Según explicó Federico Valenzuela, vecino de la ciudad de Durazno, a Montevideo Portal, los propios habitantes recurrieron a los servicios de un ingeniero civil. Este experto diseñó un nuevo trazado para la vía, el cual valuó en US$ 33 millones, para construir así un nuevo puente ferroviario y carretero. El objetivo es que el puente ferroviario del río Yí, que es patrimonio histórico, no se vea afectado.

Sin embargo, según el documento, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) no aceptó la opción planteada. La cartera, en cambio, optó por un nuevo puente al este de la ciudad con un costo de US$ 53 millones, los cuales se sumarían al costo del proyecto.

Pero ahora el consorcio constructor del Ferrocarril Central de UPM propone sustituir el histórico puente por otro. “Ante la oposición ciudadana se habla de reforzar el viejo puente, como marca el contrato, con un costo previsto de US$ 14 millones previendo que, si los estudios posteriores no le dan una vida útil superior a los 20 años, se haría uno paralelo al actual”, de acuerdo con el texto de los colectivos.

Ese nuevo puente tendría un costo de unos US$ 55 millones. “Al costo del nuevo puente, que parece ser aceptado por el MTOP, se le suman los sobrecostos por movimientos de tierra y otras consideraciones”, lo cual podría elevar en “centenas de millones de dólares” el costo de la infraestructura ferroviaria para UPM, alerta el comunicado.

Según las estimaciones del propio Valenzuela, el costo total podría llegar a rondar los US$ 109 millones. “En momentos en que se discute acaloradamente a todo nivel por la asignación de menos de US$ 20 millones en la Rendición de Cuentas, resulta escandalosa la liviandad con que se manejan los dineros públicos para satisfacer las necesidades” de la segunda planta de celulosa, finaliza el comunicado.

Por su parte, el vecino de Durazno manifestó que “ha sido un robo a mano armada” de parte de la empresa. Asimismo, dejó en claro que, en caso de que se lleguen a hacer obras sobre el viejo puente patrimonial del departamento, “haremos un conflicto que lo podemos llevar a la justicia”. “Si tocan el puente (el tema) se va a seguir a sangre o muerte”, sostuvo Valenzuela. Por otro lado, señaló que la carta fue entregada a las autoridades del gobierno hace 15 días pero que no han obtenido respuestas formales del gobierno.

Fuente: Montevideo Portal

Comentar