Ábalos congela compras de trenes por 4.500 millones ante la crisis del Covid-19

Transportes suspende todos los plazos para comprar Cercanías, Feve, locomotoras o los nuevos trenes de Media Distancia para Extremadura por la crisis

José Luis Ábalos y Pedro Sánchez en el AVE de Granada el día de su inauguración en julio de 2019. / Europa Press

Si el coronavirus no hubiera paralizado la economía nacional y mundial, este verano se habría producido una de las mayores compras de material rodante convencional de la historia de los ferrocarriles españoles. Cuantificada por el Ministerio de Transportes en 4.500 millones de euros, las compras diseñadas por el antiguo departamento de Fomento a lo largo de 2019 contemplaban una renovación total de la flota de viajeros ajena a la alta velocidad, con la sustitución masiva de trenes de Cercanías, de Ferrocarriles de Vía Estrecha (Feve) y de convoyes de Media Distancia.

Pero la crisis por el decreto del estado de alarma para combatir la pandemia ha dejado en el alero todo este plan de compras. Según ha podido conocer La Información a través de fuentes del sector y confirmado a través de portavoces oficiales de Transportes, todas las contrataciones públicas de nuevo material rodante quedan congeladas y, con toda seguridad, la mayoría serán objeto de revisión. «Están suspendidos los plazos en los procedimientos de contratación. Cuando termine el estado de alarma, se publicarán las nuevas fechas», indican desde el Ministerio que tutela José Luis Ábalos.

La fotografía actual del estado de las compras es la siguiente: había hasta cinco lotes que debían ser licitados y cuya tramitación se hallaba en distintas fases. El primer lote, 31 trenes para circular por los Ferrocarriles de Vía Estrecha de la Cordillera Cantábrica por 287 millones de euros; el segundo fue anunciado en marzo de 2019 y consistía en la compra de casi 26 locomotoras -ampliables a 40 unidades-por 300 millones de euros; tercero, 105 unidades de Media Distancia por 750 millones de euros; en cuarto lugar, un ‘macropedido’ de 211 trenes de Cercanías por 2.700 millones; y quinto y último, la compra de 38 trenes híbridos, también de Cercanías pero capaces de circular por vías de AVE, por 365,6 millones. La suma de todo asciende a casi 4.500 millones, es decir, una renovación completa de la flota convencional.

Problemas en Asturias y León

De acuerdo con fuentes de Transportes, en el caso de los Feve la cosa estaba muy avanzada ya que «se estaba terminando la evaluación técnica, después tocaba la valoración de la oferta económica y por último la negociación final». De hecho, la licitación de estos trenes por 287 millones es el último anuncio relacionado con estos pedidos publicado en la web de contratación del Estado. Feve -absorbida por Renfe el 1 de enero de 2013- atraviesa muchos problemas de material y de falta de personal en regiones como Asturias y en la Provincia de León. En verano del año pasado y también en el de 2018, la circulación de varios Feve fue suspendida al fallar el aire acondicionado y alcanzarse temperaturas en el interior de más de 40 grados.

Las locomotoras o cabezas tractoras tenían un doble destino: utilizarlas para acoplarlas a trenes hotel en desuso y adaptar las nuevas composiciones para que pudieran circular en vías de alta velocidad a 330 kilómetros por hora, pero también en ancho ibérico. Según las fuentes consultadas, para las 26 locomotoras «se habían abierto las ofertas técnicas para dar paso a la evaluación técnica» cuando estalló la crisis sanitaria.

En el caso de los Cercanías, el gigantesco pedido de 211 unidades iba destinado a solucionar los graves problemas que se dan desde hace años en núcleos como Madrid o Barcelona. La situación más crítica se vivió el 6 de noviembre de 2017: ese día, un fallo en uno de los trenes a 100 metros de llegar a la madrileña Estación de Atocha llevó a 200 pasajeros a apearse del Cercanías y a recorrer el trecho que les faltaba andando por las vías, ante el estupor del gentío que esperaba su tren en la estación más transitada de España. En este proceso, Transportes espera que las empresas presenten las «ofertas finales». Los cuatro principales competidores para este contrato de 2.700 millones son Alstom, Stadler, CAF y Talgo.

El cuarto anuncio en este sentido fue realizado en mayo de 2019, poco antes de las elecciones autonómicas y municipales: 105 trenes de Media Distancia por 750 millones para, entre otras cosas, renovar la maltrecha flota que conecta Madrid con Extremadura. Los líos en los últimos años se han desencadenado, alcanzando el clímax el día de Año Nuevo de 2019: aquel 1 de enero del año pasado una nueva avería dejó tirados a 160 pasajeros y el presidente extremeño Guillermo Fernández-Vara estalló y tildó a Renfe de «inútiles incapaces».

«Inútiles e incapaces»

El quinto y último lote, la compra de 38 trenes de Cercanías híbridos por 365 millones, fue anunciada en julio de 2019. La licitación es la menos avanzada de todas: para este proceso «se habían presentado las solicitudes de participación en su momento y se estaba invitando a los admitidos en la primera fase a que fuesen preparando sus ofertas», explican conocedores de los entresijos. Tanto algunos de los trenes de Media Distancia arriba mencionados como los Cercanías híbridos (cuya velocidad máxima será de 160 kilómetros por hora) tendrán instalado «wifi de cortesía», según los anuncios que ha venido haciendo Renfe.

No está claro qué pasará con estas contrataciones cuando las medidas del decreto de alarma se relajen y las cosas vuelvan a su normalidad. Según directivos de Transportes, la compra de material rodante de Feve, Media Distancia y Cercanías es ineludible por la antigüedad de la flota actual. «Pero el número de trenes licitados podría rebajarse para adaptarse al escenario pos-coronavirus», advierten.

Fuente: LaInformación 

Comentar