FERROCARRIL = + PRODUCTIVIDAD

Desde la gestión presidencial de Vicente Fox (2000-2006) los ferrocarriles han enfrentado un escenario de escasa inversión pública, transfiriendo la responsabilidad a los concesionarios privados y, hasta ahora, ha sido la constante.

Esto “a pesar de que hay evidencia de cómo el crecimiento en el movimiento de la carga por parte del ferrocarril tiene un paralelismo al desempeño del Producto Interno Bruto del país”, expresa el Presidente Ejecutivo de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF), Íker de Luisa.

Lo anterior implica que, transferir más recursos a libramientos urbanos y abatir los cuellos de botella que le restan velocidad y capacidad al ferrocarril de carga, redunda un incremento de la productividad y competitividad del país en cuanto empieza a funcionar una nueva infraestructura.

Las evidencias no mienten. Es el caso del puerto de Manzanillo, donde después de inaugurado en mayo pasado el túnel que sorteó el tráfico urbano, “la productividad del puerto y sus servicios a través del ferrocarril tuvieron una mejora sustancial inmediata”, comenta el Director General de esa Administración Portuaria Integral (API), Ovidio Noval.

El contexto político del país está a punto de cambiar el próximo 1 de diciembre y, aunque la nueva administración del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, aún no revela cuál será su proyecto de inversión en materia ferroviaria de carga, sí ha manifestado su plan de invertir más de 150 mil millones de pesos en el denominado Tren Maya.

Fuente: t21

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: